martes, 16 de julio de 2013

Conversatorios LEÓN ZULETA

 
León Benhur Zuleta Ruiz 1952-1993
 
León Zuleta nació en Itagüí, Antioquia, el 18 de noviembre de 1952 en una familia tradicional. Nació para retar y cuestionar el mundo con irreverencia. Se fortaleció con estudios en filosofía, sociología, semiología, feminismo, sociolingüismo y sindicalismo. Tenía una maestría en psicopedagogía. Hablaba francés, inglés y portugués.

Toda su vida escribió. Sus poemarios incluyen "Laberinto de futuro a presente" (1969), "Jaulas doradas de las ciudades" (1977), "Libro de los astros errantes"(1981) y "Soles en rotación" (1990). Escribió tres novelas: "Bazuco Street" (1981-84), "El Suicida en la Salita de Estar" (1984) y "Atomitrón" (1987). En sus ensayos se encuentra "Pedagogía de los derechos humanos" (1990), "Ensayo a la memoria de un ángel" (1983), "Tres ensayos críticos sobre la juventud" (1984-87) y "La decadencia del patriarcado" (1993). La mayoría de sus escritos, con la excepción de algunos ensayos, artículos de prensa y poemas, no han sido publicados.

Días antes de haber sido acuchillado le escribió su última carta a su ángel de la guarda, una "compañía alada y luminosa" al cual le dice: "Me siento un ser embrionario que, como larva naciente, busca un sentido de ser mariposa pero no tiene la fuerza para el reto de serlo ni la iluminación de su reto".

León fue un activista gay en Colombia por décadas. Fue uno de los principales organizadores de grupos gays y lesbianos desde los años 70 y fue el editor de la revista gay El Otro. Desarrolló talleres antimachistas para hombres, reconocía su mujer interna y elaboraba un trabajo sobre el género y la androginia. Buscaba que sus amigos y sus pensamientos se mantenieran en movimiento.

Por ser sindicalista y gay fue amenazado por contrarios violentos y doctrinarios que lo señalaron --y lo buscaron-- como un peligro para quienes pudieran percibir los destellos de su anarquía espiritual.

El mismo año en que murió había regresado a Antioquia, su región natal, después de pasar unos años en Pasto (Nariño), donde se había esfumado para evadir las amenazas de muerte. Trabajaba en el Instituto Popular de Capacitación como investigador de procesos culturales urbanos y organizaba talleres, regando el centro con sus toques alegres. En su oficina tenía un altar con santos, fotos, velas y un vaso de agua.

Su apartamento en el barrio Loreto se ubicaba en una cima en un cerro sagrado, con vista al corazón de Medallo. Ahí lo miraban una Mona Lisa y los santos católicos medievales. La casa tradicional de este pagano irreverente olía a incienso cuando el se leía el I-Ching. Se rodeaba por cajas de libros de "páginas usadas en la suave caricia de mis ojos". Tenía una "cama solidaria" que le prestaba a sus amigas lesbianas si no tenían dónde encontrarse. Y tenía su cama propia, grande con un marco de madera, donde se encargaba del erotismo y la seducción, donde se solitaba en el amor con los amantes que cuidaba. En esa cama León Zuleta Ruiz se encontró con su Ángel de la Guarda.

No hay comentarios:

"COMPRENDIENDO" - Corto de KODAK