lunes, 14 de septiembre de 2009

Adolescencia y Diversidad...


La adolescencia ha sido considerada como el periodo de transición entre la niñez y la edad adulta, definición que ha sido cuestionada...


Para iniciar veamos la importancia y significado del título del presente artículo; si bien es cierto, la adolescencia es una etapa de crisis física, existencial y más aún de identidad, añadámosle a esto el hecho de estar bombardeados por tanta tecnología, tendencias, grupos urbanos, modas, y vicios.


La adolescencia ha sido considerada como el periodo de transición entre la niñez y la edad adulta, definición que ha sido cuestionada, puesto que concibe esta etapa, como el periodo puente que conlleva a una simple transformación entre dos períodos de la vida, omitiendo que es una etapa de desarrollo específica e importante en donde surgen una serie de cambios tanto físicos y psicológicos como sociales; generando en quienes la experimentan confusión y tensión, ya que este proceso de transformación propicia en los(as) adolescentes sentimientos de temor e inseguridad propios de todo cambio, ya que no sólo deben asimilar la pérdida de su cuerpo de niño(a) y la separación de los padres, sino que además se enfrentan al reto de conquistar su autonomía y una identidad personal.


De esta forma podemos mencionar que la adolescencia es un proceso que surge en medio de la historia de vida de una persona, en dónde se experimentan una serie de cambios que permiten la consolidación de la identidad de los individuos.


El inicio de la adolescencia se encuentra enmarcado por cambios biológicos como: el peso, la estatura, los tonos de voz, entre otros; y finaliza cuando, además de haber concluido el proceso de desarrollo y crecimiento físico, la persona asume responsabilidades asignadas socialmente a los (as) adultos(as), entre ellas una profesión u ocupación: trabajo y/o familia. De este modo, el momento en que termina la adolescencia no depende únicamente de factores biológicos, sino de factores socioculturales.


Ahora bien, un aspecto importante de la adolescencia, es la instauración de la identidad; ya sea desde la preferencia sexual (bisexual, heterosexual, homosexual), partido político, ideología religiosa y sub-cultura (punk, emo, ska, entre otros) a la cual pertenecerá en su vida; añadámosle a esto, el hecho de la presión social por ser “normal” o “educado” como lo llaman muchos “adultos conservadores” e incluso los mismos adolescentes, los cuales privan al adolescente de disfrutar y crecer plenamente en todos los ámbitos, atándolos a un “que dirán” y a un “debes de”, lo cual les aleja del tan valioso “me gustaría” y del “yo quiero”.


Pues bien, lo que ocurre con esta época moderna es lo siguiente, a cada instante, surgen nuevas tendencias en la moda, nuevos grupos sociales, nueva tecnología. Y los adolescentes, como ya se vio, desean una autonomía e independencia; buscan un grupo con quien identificarse, solo el acto de querer identificarse o tener algo, representa una gran carga emocional, ahora, la imposibilidad de lograrlo muchas veces, representa la otra gran carga, y sin contar la imposición que representan la sociedad, la religión, la política, la educación, la familia, y hasta los mismos adolescentes.


Si bien es cierto, se ha mencionado la gran carga que tiene el adolescente actual, la gran pregunta sería, ¿qué han hecho los mismos adolescentes por minimizar esta carga?; a lo que me refiero es, hemos visto como dentro de la misma adolescencia discriminamos o nos hacemos subgrupos por ingreso económico, por condición física, por preferencia sexual, entre tantas otras, que la lista se haría bastante extensa.


Es cierto, como todo grupo social, se necesita diversificación y la creación de sub grupos, pero, donde queda el respeto, la igualdad de oportunidades, la tolerancia y los valores que como seres humanos deberíamos tener.


Para terminar, los adultos de hoy fueron adolescentes, los adolescentes de hoy serán los adultos del futuro, los niños serán adolescentes y tendrán que vivir los mismos cambios y todos han y están pasando por lo mismo. Es momento de un cambio de actitud, es momento de vivir una diversidad en la adolescencia con respeto, sin importar tu raza, tu género, tu sexo, tu educación, todos tenemos y tienen derecho a vivir y disfrutar cada etapa de la vida tranquilamente, siendo autónomos, originales y dinámicos.


Recordemos que como seres humanos, tenemos responsabilidades y derechos; la gran ventaja que tiene el adolescente actual es su dinamismo, intelecto e ideales innovadores, capaces de lograr grandes cambios. El adolescente tiene en sus manos el futuro de su vida, y es momento de llevar al máximo nuestro potencial y aprovechar cada una de nuestras cualidades; demostrándole al resto de las personas que nos rodean, que somos importantes, que tenemos ideales y que podemos conseguirlos con nuestro esfuerzo.


Al fin de cuentas, la adolescencia no es tan mala como la pintan, es una etapa donde vamos a convertirnos en lo que verdaderamente queremos ser, una etapa donde podemos vivir y disfrutar sanamente nuestro desarrollo, es en realidad una etapa de diversidad en nuestra sociedad y en nuestra propia vida.


Angel R. Espinoza Mora


"COMPRENDIENDO" - Corto de KODAK