jueves, 18 de noviembre de 2010

25 de Noviembre: Día de la eliminación de las Violencias en contra de las mujeres.

El 25 de noviembre fué elegido por las Naciones Unidas como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La elección de esta fecha se remonta a 1960, año en el que las tres hermanas Mirabal fueron violentamente asesinadas en la República Dominicana por su activismo político. Las hermanas, conocidas como las “mariposas inolvidables” se convirtieron en el máximo exponente de la crisis de violencia contra la mujer en América Latina. El 25 de noviembre ha sido la fecha elegida para conmemorar sus vidas y promover el reconocimiento mundial de las violencias de género. Este día se ha celebrado en América Latina desde los años 80.

Los datos son escalofriantes: al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha sido coaccionada, golpeada, agredida sexualmente o ha sufrido algún tipo de menoscabo por su condición de mujer. Como dice Naciones Unidas, la violencia de género es la forma más extendida de violación de los Derechos Humanos.


En el 2002 el Consejo de Europa adoptó una recomendación en la que declaraba la violencia contra la mujer como una emergencia de salud pública y como causa mayor de muerte y discapacidad de mujeres entre 16 y 44 años. En un informe del Banco Mundial, se estimaba que la violencia contra la mujer era una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad de procrear tan seria como el cáncer y una causa de mala salud más frecuente que los accidentes de tráfico y la malaria juntos. El coste económico también es considerable, pues un informe de 2003 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades consideraba que sólo en los Estados Unidos de América el coste de la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas supera los 5.800 millones de dólares al año: 4.100 millones son para servicios de atención médica y sanitaria directa, mientras que la productividad pierde cerca de 1.800 millones de dólares.

Pero no son sólo frías estadísticas, es también la dolorosa realidad, esa que nos muestra diariamente mujeres maltratadas por hombres incapaces de reconocer que nadie es propiedad de otro, que la dignidad de la persona es un valor superior, que la violencia nunca puede ser legítima, y menos aun contra un ser humano al que puede unirnos una presunta relación de afectividad que el hombre utiliza, mientras aliena a la mujer, despersonalizándola y tratando de humillarla.

cada uno de nosotros podemos aportar nuestro grano de arena para luchar contra el maltrato, para erradicarlo definitivamente de nuestra sociedad. De una forma u otra, todos tenemos en la menta alguna mujer maltratada y, muy posiblemente, ninguno hayamos hecho nada para ayudar a esa persona, pudiendo estar incrementando su sufrimiento por nuestra inacción. Debe quedar claro que el maltrato es algo más que lo meramente físico, hay formas mucho más sibilinas de maltrato, pero igualmente victimizadoras, alienantes y dañinas para la mujer, como son los insultos, las humillaciones, las críticas constantes o las minusvaloraciones de sus acciones. Debemos ayudar a salir a esas mujeres de esa espiral destructiva a la que han llegado debido a la crueldad de un hombre incapaz de reconocer que la mujer tiene los mismos derechos que él, que no es capaz de reconocer que nadie pertenece a nadie y que, en realidad, el que carece de cualquier valor humano es él.

A nadie se nos pide que seamos héroes, tan solo debemos prestar nuestro apoyo a las mujeres que lo necesitan. No podemos olvidar que esa mujer maltratada necesita ayuda para salir indemne de las garras del maltratador, y esa ayuda está en nuestras manos, que nos movemos con una libertad de la que a ella le están privando.

No dejes de actuar, no dejes de apoyar la causa. Olvidar que más de cuatrocientas mil mujeres son agredidas de alguna forma al año, es dejar un poco de nuestra humanidad. La lucha contra la violencia machista es la lucha de todos, no permitas que tu labor sea sólo de un día.

Y a tí, si te consideras una mujer maltratada, somos muchos los que estamos dispuestos a ayudarte para salir de esa cruel situación, no estás sola.

No permitamos una víctima más, con ella se iría un pedazo de cada uno de nosotros.
Y recuerda que puede ser tu mamá, tu hermana, tu hija e incluso tu amiga... nunca permitas que nada les pase.

"COMPRENDIENDO" - Corto de KODAK