sábado, 24 de octubre de 2009

5 mitos sobre la Homosexualidad.


Derribemos algunas falsas creencias que se tomaron como verdaderas durante mucho tiempo. Y que todavía siguen confundiendo.

Aunque siempre se habla que vinieron los nuevos tiempos, para muchos la cosa no es así. Sigue habiendo quienes marchan con el prejuicio adelante. Aún hay aquellos a los que todo les parece muy bien siempre y cuando todo quede dentro de ciertos parámetros, la heterosexualidad por ejemplo. La base de ese comportamiento suele vincularse a los propios temores, por eso se habla de homofobia y muchas veces va acompañado de un puñado de falsas creencias acerca de la homosexualidad. A ellas:

1 - Ser homosexual es "anormal": falso. Hay quienes dicen ser tolerantes frente a las diferencias, pero consideran que ser homosexual no es normal. Lo cierto es que ser homosexual es la elección de una orientación sexual, ni más ni menos que eso, y no tiene nada que ver con la normalidad o la anormalidad. La homosexualidad no provoca "anormalidades" psicológicas o físicas, ni es causada por ellas.

2 - Si es una opción sexual, puedo elegir otra: falso. La homosexualidad es una elección en tanto somos libres de ejercerla, pero al mismo tiempo no lo es. Es más bien un impulso que surge desde algún lugar profundo de nuestro ser, más allá de una elección racional. No es como elegir nuestro color preferido. En todo caso, la elección pasa por vivir una vida consecuente con ese impulso. Ser abiertamente gay o vivir ocultándolo, puede ser una elección. Y en sociedades en las que el prejuicio es moneda corriente, es una elección difícil.

3- La causa de la homosexualidad está dada por una mala crianza o por familias disfuncionales: ¡falso! Los gays y lesbianas, igual que los heterosexuales, crecieron en todo tipo de familias. Ninguna investigación logró de manera concluyente establecer un vínculo entre la homosexualidad y los conflictos familiares.

4- Los homosexuales no tienen parejas estables: requete falso. Existen muchísimas parejas homosexuales duraderas. En todo caso, se enfrentan a dificultades similares que las parejas heterosexuales a la hora de construir una relación que perdure muchos años.

5- Los homosexuales "acosan" a gente de su mismo género: cualquiera. Como si no compartieran las reglas de comportamiento en sociedad, muchos aseguran que los gays andan por la vida buscando la oportunidad para arrinconar a alguno contra la pared en busca de sexo. O que las lesbianas mueren, casi indiscriminadamente, por acostarse con cualquier mujer (basta que sea mujer). No es cierto. Hay tantos homosexuales tímidos, como los hay entre los heterosexuales. La posibilidad de ser directos en un levante depende, como suele suceder en cualquier boliche, del interés que pueda mostrar el otro. Recordemos que los acosadores y los violadores son en su mayoría heterosexuales. Y así como a las mujeres heterosexuales no les da lo mismo cualquier hombre, a una chica lesbiana no le gustan todas las mujeres.

A ver si empezamos a dejar de lado tanto prejuicio...

"COMPRENDIENDO" - Corto de KODAK